Cómo las grandes compañías contribuyen en aspectos sociales

Cómo las grandes compañías contribuyen en aspectos sociales

Algunos de los programas para el desarrollo de la acción social provienen de grandes empresas tales como bancos, cadenas de ropa o joyas como lo son Cartier, Tiffany & Co, Rosa Tous, etc. Éstas continúan generando nuevos empleos, además han tenido un impacto mayor en diferentes partes del mundo. Su apoyo continúa aumentando ya que promueven la integración de las personas que se encuentran en riesgo de exclusión y apoya el emprendimiento en pequeñas localidades.

En la actualidad, la crisis se ha manifestado en las actividades de carácter benéfico y social, aunque no desde el punto de vista económico como se podría pensar. Muchos estudios se han realizado, donde las grandes empresas han cambiado el destino de sus inversiones en cuanto a programas y demás actividades de carácter social. El área más favorecida en estos casos viene con la empleabilidad, gracias a los programas de formación, permitiendo la integración en el ámbito laboral de personas que se sienten al borde de la exclusión, los que cuentan con el mayor apoyo para nuevos emprendimientos.

Al referirse a las dotaciones anuales que realizan estas grandes empresas, menos de la mitad de las instituciones han mermado sus cantidades, aunque tampoco son muchas las empresas que lo han elevado. Un 51% de las empresas ha aumentado o mantenido su presupuesto en cuanto a la responsabilidad social. Así mismo, la CECA o Confederación Española de Cajas de Ahorros ha aportado datos muy favorecedores dentro del ámbito bancario. Antiguamente, las cajas destinaban unos 675 millones de euros para obras sociales, lo que ha aumentado con el paso de los años.

Apartando la parte moral, las compañías reconocen la importancia de estas actividades, siendo sinónimo de numerosos beneficios fundamentalmente fiscales. Las donaciones que realizan las empresas se pueden deducir de una cuota en el impuesto a la sociedad. Por otro lado, las fundaciones que no son bancarias, cuentan con un régimen fiscal especial, el cual está establecido en la Ley 49/2002. Gracias a dicha ley, en muchos casos las empresas grandes crean fundaciones especialmente diseñadas para realizar acciones sociales.

Un aspecto que no se puede olvidar dentro del trabajo social para algunas empresas, es el de presentar una buena imagen, ya que al ser patrono o representante de una fundación, la empresa tiene cierto grado de publicidad que puede tener otros beneficios. La buena estrategia entre las prácticas en acción social junto a RSC tiene repercusiones positivas a la hora de internacionalizar una sociedad.

Es normal encontrar muchos estudios que muestran a las grandes empresas así como multinacionales, que aportan una nueva visión sobre la acción social. En España se tienen más de 100 empresas que prestan estos servicios, pudiendo convertirse en una referencia anual que está a la altura de otras corporaciones y que permiten un mejor criterio global sobre las actividades que se realizan y el impacto de todas sus acciones grandes o pequeñas en el mundo, donde no solo se benefician las personas sino que se pueden beneficiar los animales y hasta el ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *