collage recreacion

Recreación y amistad: a los niños jamás les ha gustado tanto la lectura

“¿Me podrías contar aunque sea un cuento?”- pregunta con su bella mirada la extrovertida paciente Aracely de 7 años a la voluntaria Carmen Bórquez, esta es una mujer que se ofrece de forma gratuita de lunes a viernes a narrarle historias divertidas a los niños que son atendidos en el Hospital de Pediatría Luis Calvo Mackenna, ubicado en la región de Providencia. Carmen pertenece a un grupo de voluntarios llamados Giracuentos, quienes tienen como principal objetivo que la lectura sea una práctica amada por los pequeños, para que de esta manera se fortalezca su imaginación además de que su ambiente dentro del recinto hospitalario se vuelve agradable.

“En la mayoría de las ocasiones estos niños se muestran con dolor producido por las patologías que presentan, pero al traerles un cuento le muestras que se puede abrir un mundo hermoso con solo utilizar tu imaginación, la forma en la que sus rostros cambian mientras se van llenando de esperanza poco a poco es la mejor sensación, sin duda una manera para despertar 5 días a la semana, a veces puedo tener un día muy malo y cuando llego a este hospital la alegría que le puedo propiciar a estos niños es una sensación gratificante que elimina cualquier mala experiencia que pude haber tenido en el día”- comenta Carmen.

Niños como Aracely juegan muy tranquilos pero al mismo tiempo están concentrados en la historia que “la tía Carmen” les narra, “me encanta que me leas, es muy entretenido”- comenta esta pequeña niña con mucha timidez, el caso clínico de Aracely comenzó cuando fue operada gracias a una peritonitis, posterior a que el cuadro de apendicitis inicial se complicara, sin embargo, casos como el de Aracely suelen ser los menos impactantes ya que dentro de este lugar vas a encontrar con enfermedades terminales que por toda su vida van a significar una limitación.

“Nuestro grupo y yo caminamos por todo el hospital con unas canastillas llenas de campanillas alrededor, las cuales son el sonido oficial anunciante de que los cuenta cuentos han llegado a darle una iluminación a sus tardes, los niños que ya conocen a qué nos dedicamos nos llaman desesperadamente y de no ser así nosotros vamos sala por sala narrando cuentos para cada niño internado que lo necesite”- argumenta Carolina Velenzuela, quien es miembro del directorio general de Giracuentos. Dentro de este hospital pediátrico trabaja un total de 19 voluntarios, que se dedican diariamente a darle alegría a estos niños luego de que han cumplido con sus obligaciones diarias.

Abrazos del Alma es otra organización de voluntarios que se dedican a la recreación de niños internados en diferentes hospitales pediátricos, su fundadora Eugenia Navarro comenta que se dedican a un trabajo “social además de espiritual”, con la participación de los niños y los padres de cada uno de ellos, “Nosotros nos dedicamos a orar por ellos, les llevamos diferentes juguetes o cosas para que se entretengan, los padres también pueden ser premiados solo si el niño nos indica que quiere un regalo para ellos, generalmente visitamos a los hospitales pediátricos todos los viernes”.

La presencia de estos servicios completamente gratuitos dentro de los centros pediátricos es posible gracias a la implementación del Hospital Amigable, la cual fue una iniciativa que desde el año 2008 ha funcionado en el Calvo Mackenna, este es un proyecto que busca generar una atención donde se incorpore la relación socioemocional dirigida especialmente al bienestar del pequeño paciente; la jefa del departamento psicosocial ha explicado que la idea principal es ser recibidos de manera positiva por los niños y sus familiares, para esto organizaciones como Giracuentos además de otros grupos visitan a los niños disfrazados, llenos de juegos y con una excelente actitud, básicamente se dedican a mejorarle el día lo cual es un punto a favor para su recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *